Mi foto

Como a cualquier otro bloguero, me gusta compartir, en este caso, mis experiencias con la bici o con el bastón, por los alrededores de Castellar,  Para ello, he recopilado todo: vídeos, rutas en gps, publicaciones, fotos, etc., en mi blog "DESDE CASTELLAR HACIA UN MÁS ALLÁ", http://www.jomopa51.blogspot.com/
En este caso Picassa, ha sido una herramienta muy útil, que he combinado con otras de igual importancia como Wikiloc, Panoramio, youtube, Google Eart, SlildeShow, etc.. Espero que todo ésto conectado en el blog, resulte útil a la parte del mundo donde pueda llegar.

Seguidores

SIGUE MIS RUTAS EN WIKILOC

Wikiloc

Si eres aficionado a la Btt... acompáñanos el día 10 de marzo; no te la pierdas

sábado, 25 de julio de 2009

De Castellar al Puente Mocho por Camino del Condado, Vereda Real, Vía Aníbal, Cartaginesa ¿Cuántos nombres, cuántos usos, cuánta historia sobre ella?

Era una mañana calurosa de verano; opté por realizar una ruta cuya idea me venía rondando la cabeza desde hacía tiempo. Creo no haber elegido la fecha adecuada...el motivo ya se irá descubriendo a lo largo del post; por ello os propongo realizarla en primavera u otoño. El caso es que ya no pude esperar más, preparé agua, viandas, la bici..., e inicié la marcha rumbo a un camino CON HISTORIA, escrita a base huellas marcadas a su través.

El enlace para visulizar la ruta en Wikiloc, y poderla descargar para GPS es:
Punto de partida: la Plaza de España en Castellar. Primera bajada hasta el cruce con la A-312 donde giro a la derecha.
Junto a la Fuente de Abajo, dejo la carretera. Desciendo por la "Calzada Romana" que me aproxima al Arroyo del Espino, junto al que aparece la "Vereda Real" a la que hago referencia en el título, que va a ser la protagonista en nuestra primera mitad del trayecto.

Comienzo a pedalear sobre la tierra arcillosa, rojiza, de la Vía Aníbal, la cual, debido al uso como vereda real, tiene una anchura considerable.

A medida que avanzo, observo a ambos lados para ver si aún quedan restos de la antigua calzada. No los hallo hasta aproximarme al cruce de ésta con el camino de "La Capilla", lugar donde me detengo, meditando durante unos minutos, preguntándome:
¿Cuántos viajeros habían transitado antes por ella a lo largo de la historia documentada?....¿Cuántas huellas habrán quedado marcadas, y restos depositados a lo largo de su trazado?...¿Cuántos personajes ilustres la habrán utilizado en sus viajes y desplazamientos?... ¿Cuántas efímeras sombras habrán acompañado, imitando la silueta de los personajes con quienes están ligadas a su paso por estos lugares?...¿Cuántas biografías, historias y leyendas narrarán el paso de sus personajes sobre este "Camino del Condado"?...
...Salgo de mis interrogantes, al mirar al suelo, me descubro a mí mismo allí, reflejado sobre la calzada. (No dudé en hacer uso de la cámara de fotos para retener esa imagen).
Reanudo el pedaleo hasta un nuevo cruce de caminos, poco más adelante. Allí vuelvo a detenerme por saber que estoy prácticamente sobre la perpendicular del Santuario Ibérico de "Los Altos del Sotillo" que está a mi derecha, hacia el Sur, a 500 metros en línea recta de donde me encuentro.

Aprovecho el alto para realizar un barrido visual de la zona. Mirando atrás, hacia el oeste, descubro la extensión de "La Vega", flanqueada a un lado por la Sierrezuela, loma sobre la que se asienta Castellar; al fondo Santisteban del Puerto; al otro lado Sierra Morena; en el centro asciende y se extiende la lengua de humo de la fábrica "orujera", tan presente en estos tiempos dentro del paisaje castellariego.

Mirando más al N-NE, descubro las últimas estribaciones de Sierra Morena, donde destaca por su cercanía el cerro de "Cabeza Grande"; a su derecha, Aldeahermosa, junto a la que fluye el Río Montizón; el trazado de la Vía Augusta en dirección a donde estuvo ubicada una mansión romana, conocida como "Ad Duo Solaria" (entre dos relojes de Sol). Allí las huestes romanas, podían encontrar vianda, posada y descanso en sus viajes entre Andalucía con el levante valenciano, incluso hasta Roma. (Más detalles históricos sobre la Vía Augusta, serán para otro post).


El Sol se eleva amenazante esta mañana veraniega. Decido apresurarme a continuar hacia el Este, por La Vía Cartaginesa. Al atravesar el paraje del Portichuelo tengo próximo, a mi izquierda, el cerro de "La Muela", con sus 900 metros de altitud, que se me muestra galán, vestido de olivares en toda su extensión.

Me pregunto qué imagen ofrecería La Muela hace 2500 años, toda cubierta por un espeso manto de bosque mediterráneo.



Así la verían los íberos, asentados en el próximo paraje del Sotillo, en su Santuario Ibérico, aprovechando la existencia de abundantes fuentes por la zona, el abrigo de las Cuevas de La Lobera, en un terreno escarpado con laderas en terrazas, el dominio estratégico que ofrece su situación sobre esta importante vía de comunicación (sobre la que ahora circulo) que ellos entonces utilizaban en sus viajes entre la ciudad de Cástulo (Linares) con el resto de su civilización, de donde son originarios, allá por el norte Almeriense. Ni que decir tiene, que los íberos convivieron unas veces en paz, otras no tanto, con otras civilizaciones ocupadoras de sus tierras, a lo largo de muchos siglos.
Continúo adelante, atravieso un pequeño collado, entre La Muela a mi izquierda; y El Cerrón a mi derecha.
Me detengo en este lugar, miro hacia atrás; observo el camino recorrido sobre La Vega de Castellar. Giro hacia el frente, donde se me abre a la vista, un paso hacia otra nueva llanura con nuevas vistas: Chiclana de Segura a mi izquierda; las aldeas de El Campillo y Camporredondo al frente; Sorihuela del Guadalimar e Iznatoraf a la derecha.


En este tramo de transición, recorro apenas dos kilómetros de estrecha carretera asfaltada entre Castellar y Chiclana. Allí se cruza la línea divisoria que separa ambos términos municipales.

Atento a un nuevo camino a mi derecha, retomo la Vereda Real por la que circulaba. Este tramo que inicio, en algunos mapas es denominado "Camino de la Venta Gómez".


Desciendo por los parajes de "La Mimbrera", con buenas vistas de la localidad de Chiclana de Segura, aproximándome poco a poco a una pedanía de ésta, al Campillo.

Allí me llama la atención la fachada de una pequeña ermita con la imagen de San Isidro Labrador, su patrón, que dice mucho de cuál es la ocupación básica de sus habitantes.

Continuando viaje por la Vía de Aníbal, ahora también llamada "Camino del Condado", pronto, tras atravesar un pequeño arroyo, observo en la corta distancia la presencia de un cementerio y un depósito de agua, que estoy seguro me anuncian la proximidad de otra pedanía, "Camporredondo" (foto de abajo, a la izquierda).


Junto a la aldea, tras atravesar un pequeño arroyo, flanqueado por juncos y abelfas, continúo mi ruta por una pequeña pero pronunciada rampa que me eleva a los "Llanos del Reventón".
Una vez subida la cuesta, miro atrás. Me llama la atención ver el camino con dos partes bien diferenciadas longitudinalmente en su trazado: la más pedregosa (unos 4 metros de anchura) debió ser la antigua calzada, usada desde tiempos de romanos y cartagineses; en su franja izquierda, se completa con más anchura hasta la propia de una vereda real (20'89 metros).
Mi próximo destino será ya el Puente Mocho, pero antes tendré que pedalear sobre una parte complicada del camino, por ser más pedregoso, pero me congratula comprobar que por éstos lugares la antigua calzada se hace más evidente.

Ahora retrocedo en el tiempo a mayo de 1575, e imagino el paso por este mismo trazado, de Santa Teresa de Jesús, caminando en sentido contrario al mío, después de haber fundado el Convento de las Carmelitas Descalzas de San José el Salvador, en Beas de Segura. La Santa se dirigía presta a fundar un nuevo convento en Sevilla. A su paso cerca de Castellar, pernoctaría en la Venta de San Andrés, lugar donde confluyen la Vía Cartaginesa con la Vía Augusta. Por éstas tierras Del Condado, en aquella época, D. Diego de Benavides era IV Conde de Santisteban del Puerto.
Continúo adelante, pronto me cruzo con una carretera local asfaltada. Ahí dejo el camino y giro a la derecha; poco más adelante llego a un nuevo cruce, de ésta con la A-312. Sigo de frente por la vereda real, pronto tengo que descender de la bici para realizar unos 200 metros a pie, hasta llegar a una pista transitable. Allí ya se escucha el sonido de las aguas del Río Guadalimar, lo que me indica que el puente está próximo. Así me lo indica una señal: "Puente romano".

Como indica, me desvío a la izquierda; la calzada romana se muestra más clara y mejor conservada. Me asomo para ver al Guadalimar, que por allí torna ruidoso; al fin descubro el esperado "Puente Mocho". En este paraje me detengo varios minutos fotografiando sus arcos, antes de cruzarlo.
















Al cruzarlo, estando sobre él, aprovecho para fotografiar al otro protagonista del paisaje: al Río Guadalimar, cuyas aguas descienden alegres antes de encauzarse bajo los arcos.

Me sorprende otra nueva perspectiva del puente cuando estoy al otro lado. Ahora estoy fuera de la Comarca del Condado, en el término municipal de Béas de Segura. La calzada romana, bastante bien conservada, gira brusca hacia la izquierda y nos muestra la otra cara del puente, tan bella como las anteriores.

Todavía estoy a mitad de la ruta, pues debo volver a Castellar. Ante la hora avanzada del día y la canícula que se avecinaba, opté por no regresar por el mismo camino, tomando una ruta más rápida, así que volví a cruzar al Guadalimar poco más abajo, y ascendí hasta encontrar la carretera comarcal A-312. Una vez en ella, giré a la izquierda para dirigirme a Sorihuela del Guadalimar, y posteriormente a Castellar.

Una ruta, sin duda poco conocida, pero bonita. Mi única recomendación es que no se realice en verano, siendo bueno aprovechar cualquiera de las otras estaciones del año.

3 comentarios:

Francis dijo...

leyendote dan ganas de echarse a la via y recorrerla... ya veo a Anibal trasladandose por ella para llegar a Cartago Nova...enhorabuena, muy interesante

JOMOPA51 dijo...

Gracias por el comentario, espero que emulemos a Aníbal, y pronto la recorramos Vía de Aníbal, tal y como lo hizo él montando a su caballo "Strategos" en sus ires y venires entre Cartago Nova y Cástulo, donde se dice, contrajo matrimonio con una princesa íbera "Imilce", en tiempos de paz entre cartagineses e iberos; y de enemistad con el floreciente imperio romano.
Claro, nosotros sobre las bicis, no aspiramos a mucho más que recorrer y recordar algo de historia...
Saludos

Javi dijo...

Es muy interesante tu entrada. Enhorabuena. Pero creo que la ruta que has hecho se llama Camino de los cartagineses la cual era un camino secundario que se adentraba en la sierra de Segura. El camino de Aníbal o Via de Hércules, está descrita en los Vasos Apolinares y cruza sierra morena por Montizón hasta Villanueva de la Fuente. La cual es una atajo de la Vía Augusta que iba algo más al sur. Un saludo

Recent Posts

VÍDEOS DE JOMOPA51 EN YOU TUBE